domingo, 27 de mayo de 2012

Y sin embargo

De repente me encontraba confundido, donde todo me daba vueltas, sentía extraños pasando por detrás mio y sin embargo no habia desconocidos, conocia de algun u otro modo a todos los que me rodeaban, menos a sus sombras, sus sombras me inquietaban, como cual niño con miedo al hombre de la bolsa o al cuco. Mis ojos inyectados en sangre y mi boca seca eran signos de una noche no tan amable con mi cuerpo. "Quedate quieto" me decian, "me das miedo" continuaba; y ,sin embargo ella no estaba en condiciones de reclamarme nada.

Me encontré desprevenido, sin saber como ni entender el porque, frente a nuestros mayores temores, no pude vencerlos, me ganaron con un 33 de mano; y cuando me quise dar cuenta todo el escenario volvió a la normalidad, me encontré de nuevo frente a esas caras familiares, riendo y disfrutando sin recordar nada de aquel momento en el que mis miedos y defectos me vencieron.

Dudas, muchas dudas rondaban mi cabeza ¿que hice? ¿como pude hacerlo?. Había traicionado la confianza de aquel ser que, después de tanto tiempo, había vuelto a depositar su confianza en mi, me había entregado lo mas  preciado que tenia. No encontraba ningún consuelo para lo que había hecho, nada. Me sentí mareado, quería irme, no quería estar mas en ese lugar y no podía, estaba encadenado a esa situación; sin darme cuenta yo mismo había puesto ese yugo sobre mi hombro. Un yugo que me asfixiaba, y la única persona que podía auxiliarme en ese momento estaba encerrada en un mundo mágico, casi de maravillas, sin imaginar que todo el tormento que estaba viviendo yo en algún momento iba a tocarle vivir a ella, y todo iba a ser por mi culpa.

Y hoy estoy acá pensando como uno puede traicionar luego de haber jurado lealtad, me atormentan las pesadillas, el cargo de conciencia es muy fuerte y sin embargo creo que de estar en la misma situación lo volvería a hacer, son esas cosas de la existencia en donde uno no encuentra una explicación razonable.

Solo me queda el consuelo de pensar que fue involuntario, la única y ultima vez.

 "De sobra sabes que eres la primera, que no miento si juro que daría por ti la vida entera"




No hay comentarios:

Publicar un comentario