lunes, 5 de noviembre de 2012

Bueno, escribo esto a modo de catarsis literaria (?, necesitaba descargarme de algún modo, expresándome como "yo" mismo, sin restricciones. Ahí va.

Hace un tiempo empece una relación con la que considero mi mejor amiga, nuestra relación se resumía en una amistad muy pegote, eramos muy cercanos en nuestra amistad, los que no nos conocían generalmente pensaban que había algo, o iba a pasar algo a corto plazo, pero en 7 años de amistad nunca paso nada. Todavía no me quedo claro el porque nunca paso nada, creo que ninguno de los dos quería arruinar la amistad que teníamos, o que se yo, simplemente no pasaba nada. Claro esta que ambas partes nos sentiamos atraídos el uno por el otro.

Termino la secundaria y cada uno tomo un rumbo de vida diferente, ella se quedo en mi ciudad natal, y yo me fui a la ciudad de Córdoba, para estudiar allí. Paso el tiempo y en algún momento, por alguna razón volvimos a tomar contacto, a hablar como antes, a contarnos todo y de un día para el otro, sin que nadie lo previera o lo esperara paso. Mi amor platónico de toda la secundaria, la persona que yo creía inalcanzable, que nunca iba a fijarme en mi finalmente lo hizo, de algún modo todos mis sueños y expectativas se hicieron realidad de un día para el otro. La relación se dio a larga distancia, como era lógico, y sin inconvenientes aparentes.

Pero de un día para otro, al segundo día de haber llegado a mi ciudad natal, a pasar las vacaciones, empece a notar su comportamiento medio raro, bastante raro. No supe de ella, se acercaba una fecha importante para ella y por lo tanto para mi, no pude compartirla con ella porque me lo impidió y no tuve noticias de ella durante una semana entera. 

Cuando finalmente tuve noticias de ella, fue que estaba en camino a mi casa para hablar. paso por mi cuerpo un escalofrió, pero no uno placentero, sino uno que anunciaba que no se venia nada bueno. Por mi mente pasaban mil pensamientos... "Quiere terminar todo", "Volvieron sus sentimientos por su ex", "Estuvo con algún otro y lo prefiere a el", "Estuvo con algún otro y me lo viene a contar".... Mi mente no me daba descanso, hasta se me ocurrieron las ideas mas retorcidas que puede uno llegar a pensar, tenia miedo, estaba ahí, solo, frente a la pantalla respondiendole con un simple "dale, venite".

El saludo, después de 1 semana mas o menos de no tener noticias uno del otro, fue como una aguja que entro y me atravesó el esternón, con un simple abrazo quedaba sellada ya la historia, esto terminaba, estaba seguro. Ahora solo quería saber el porque, quería cerrar todos los cabos sueltos. Poder ir a encerrarme en mi mundo, me conozco y cuando recibo un golpe fuerte me encierro en mi mismo y acudo a mis amigos. Caminamos juntos hasta la casa, íbamos separados y el camino fue un infierno, yo acosado por mis pensamientos y ella cortando el aire con su silencio.

Luego de hablar, explicarme a su manera de que iba todo el asunto sentí que tocaba tierra, pero tocaba tierra de una manera violenta, sentí que me tire de un avión y que me había olvidado el paracaídas  No podía entender porque era tan sugestionable. ¿Tanto te importa lo que piensen los demás? Tire mi celular, sentí como se me humedecían los ojos y enseguida la mejilla. Hace mucho no tenia esa sensación  sentir lagrimas en la cara, sentir toda la tristeza, el fracaso, el dolor, todo resumido en simples gotas de agua. Trate en vano hacerla entrar en lo que yo consideraba "razonable", no funciono ningún intento. Ahí se acababa la historia ahí se me venia abajo el mundo, ahí perdía a mi mejor amiga, perdía una relación soñada, perdía todo.

Lo único que ganaba era..... Todavía no se que fue lo que gane




TH

No hay comentarios:

Publicar un comentario