viernes, 29 de marzo de 2013

De pie nada mas

Hoy estoy acá, si me preguntas como estoy solamente puedo decirte que estoy de pie, que me cuesta verte a la cara, me cuesta quererte, me costas vos.
Un sueño vago, una realidad dura de asimilar que pesa mas de lo que estaba preparado para cargar.
Una ilusión latente, tacita, la cual quiero eliminar, pero no me lo permitís, con tus ojos, tu cara, tu ser.

Un gran poeta contemporáneo una vez dijo  "Y sin tener valor enloquecí a mi alrededor, un baldazo de agua fría, un sueño en pesadilla al ver cerrado el local de ilusión sin que supieras quien soy". Hoy por fin, lo que creí era una poesía que comprendía, puedo sentirla, puedo saber que paso por su cabeza al escribirla.

Siento una melodía triste, guiada por un bandeon que me acompaña en todas mis actividades diarias, recordándome lo que era antes y lo que soy ahora.

Me transporto a lugares de fantasía, donde puedo habitar en paz, donde todo me es mucho mas fácil, mas mio, esa es mi propia realidad, pero luego vuelvo a la realidad que habito, a la que me toca vivir, y es mas fea, pero es de verdad.

Al ritmo de Oblivion me pierdo en mis pensamientos, pensando que hice mal, que hice bien, que no hice y me encuentro hace unos meses donde estaba bien, me sentía bien y creía en algo falso, inexistente.

Me hundo, y no quiero tocar fondo, no se con que me voy a encontrar de mi mismo, pero se que tengo que tocar fondo para volver a impulsarme y salir a flote, pero ¿Y si no quiero salir a flote? ¿Si me gusta estar así  , a veces me es imposible pensar en un masoquismo interno, del cual no soy consciente y que forma, muy arraigadamente, parte de mi.

En este estado siempre recurro a lo que me gusta llamar el "velo gris", que es lo que comúnmente llamo cigarrillo, pero se que esa pequeñísima salida de la realidad me esta matando, incluso mas que vos. Y no es buen terapeuta para estas situaciones, solo me recuerda  lo errado que voy, y lo duro de tomar el camino correcto.

Siento que llego un punto donde me hablas por lastima, o por compasión y hasta por obligación  no voy a decir que me afecta, porque es mentira. Y me miento, me miento a mi mismo al decir eso, pero se que es necesario decirlo, es necesario mostrarme fuerte, poner una mascara, de las que nunca me gustaron usar.

Siempre me considere alguien que podía modelarse a si mismo de acuerdo a la situación, hoy veo que esta situación me gano, me torció el brazo hasta mas no poder. Capaz fue por el paso del tiempo, capaz fue por mi cobardía o por mi ceguera, cual sea el motivo me veo ahora desnudo ante vos, con todo el poder de arrollarme y destruirme por completo con tan solo un gesto, un movimiento, una frase, una acción.

Y yo me encuentro acá, madrugada de viernes, esperando que me destruyas a voluntad cuando quieras.




Venia bien hasta que subiste a conocer la pieza, volverte a ver y a hablarte me hizo escribir

No hay comentarios:

Publicar un comentario